Los guardaespaldas del babuino sagrado

El papión o babuino sagrado fue dios local, pastor de ovejas, una de las formas de Thot o  Hermes Trismegisto y hoy lo encontramos robando perros en Arabia Saudí y domesticándolos.

Babuino o papión sagrado en reposo. (Pixabay)

El babuino tiene muchas cualidades y por esa razón fue usado como pastor de ovejas en el antiguo Egipto pues posiblemente fuera más efectivo que el perro, al que conoce muy bien en algunos lugares como en Taïf (oeste de Arabia Saudí, al sur de la Meca) donde babuinos y perros mantienen su cooperación simbiótica particular.

El papión o babuino vive en los semidesiertos, sabanas y zonas rocosas de Egipto, Sudán, Eritrea, Etiopía, Somalia y algunas pequeñas poblaciones en la península arábiga.

Los machos babuinos de Taïf secuestran o roban cachorros de perro a sus madres y los llevan a vivir con ellos donde son bien atendidos. Los crían como si fueran de la tribu y cuando son mayores les sirven de guardaespaldas contra otros perros salvajes y vigilan durante noche.

En el capítulo Animal Adoption de la serie Animals Like Us (2004-2006) de National Geographic se recogen unos fragmentos del momento en el que los machos sustraen las crías (pues en otro periodo de su vida ya sería muy difícil originar la simbiosis) y las llevan con la tribu,  domesticándolas.

Primates Secuestradores de Perros [BettyMasterPain]

El papión fue adorado como un dios local en la antigüedad llamado Babi, de ahí su otro nombre de babuino sagrado egipcio, una de las múltiples formas adoptadas por el dios egipcio Thot o Hermes Trismegisto en griego, la piedra del Hermetismo, el conocimiento revelado por dios a los hombres en la alta antigüedad y al que solo los sacerdotes podían tener acceso.

En este sentido vemos a los papiones o babuinos sagrados en plena misión atacando con toda su fiereza a Damien en la película “La Profecía”.

Damien - The Omen (1976) - El Parque [Dammed Deimos]

El macho alfa Papíon es el único autorizado para reproducirse, de esa forma los genes que respaldan tal modo de vida son los que se trasmiten a las generaciones. El macho alfa papión (Papio hamadryas) defiende con ferocidad su territorio y su harem de hasta quince hembras como máximo.

Las crías cuando se hacen mayores optan por marcharse de la tribu y otras por quedarse. Los grupos se asocian para defenderse de los depredadores y forman en ocasiones tropas de más de medio millar.

Algunos cuidadores de papiones en cautividad señalan que para el macho alfa el mantenimiento de jerarquía es fundamental y los hace “impredecibles y de gran fuerza destructiva”,  y que antes del ataque frontal, con toda su furia, se sienta y bosteza mostrando sus colmillos, como último aviso.