Mecanismos de defensa psicológicos

Cómo reaccionarían los creyentes si se revelara que Jesucristo nunca existió

Cómo reaccionaría el mundo cristiano si se revelara que Jesucristo no fue un personaje histórico sino que es un personaje legendario como Guillermo Tell o Superman, y que casi 1650 años de una fe han estado basados en las enseñanzas de un personaje de ficción. Han pasado casi 1650 años desde que el emperador Flavio Teodosio decretara el cristianismo como religión oficial del Imperio romano y comenzara su implantación y las persecuciones.

Alazul Digital | La Redacción
Roma, Vista interior del Coliseo
Publicado: 17/07/2013 - 12:58 / Actualizado: 31/08/2016 - 19:29

Cómo es posible que los grandes historiadores del siglo I, Plinio el Viejo y Younger, Suetonius, Dio Chrysostom, Livy, Petronius, Plutarco, Séneca, y otros muchos, no hagan mención de Jesucristo. O Philo Judaeus de Alejandría que vivió en Jerusalén durante el tiempo en que debió tener lugar la crucifixión, con su terremoto acompañante y oscuridad sobrenatural, y siendo abogado de la causa judía en Roma, conoció de Pilatos, los Esenios y los Terapeutas, y sin embargo ninguna vez mencionó a Jesús o los cristianos.

O que el historiador Flavio Josefo (años 37-95 d.c.), quien los apologistas cristianos usan para legitimar sus demandas de que Jesucristo fue un personaje histórico real, y que dejó muchos volúmenes escritos con gran detalle, jamás mencione a los Cristianos, y que de sólo dos breves párrafos de su obra que pretenden relacionarse a Jesús, se haya demostrado por eruditos y apologistas cristianos que fueron falsificaciones hechas siglos después por el Obispo Eusebio.

El mensaje puesto en la boca de Jesucristo, lo encontramos en el Adad de Asiría, Adonis, Apolo, Heracles ("Hércules"), y Zeus de Grecia, Alcides de Tebas, Attis de Erigía, Baal de Fenicia/Babilonia, Buddha de la India, Crite de Caldea, Hesus de los druidas, Horus, Osiris, y Serapis de Egipto, Indra de Tíbet, Krishna de la India, Mithra de Persia, Prometeo del Cáucaso, Tammuz de Siria, Monarca universal de las Sibilas, Xamolxis de Tracia, Zarathustra/Zoroaster de Persia, etc. Además de un llamado "Documento Q" o "Fuente Q",  compuesto de discursos o dichos de la época, de donde se habrían tomado los elementos para la composición de los evangelios de Marcos y Lucas.

Se tiene constancia histórica, por ejemplo, de Siddharta Gautama (Buddha) entre los siglos V-IV a. C.; o de Mahoma (La Meca, 26 de abril de 562/570/571/572 — Medina, 8 de junio de 632), el profeta fundador del islam., etc. Y gran parte del antiguo testamento se corresponde con relatos de época sumeria, y otros egipcios, confirmados;  pero de la existencia de Jesucristo no se tiene constancia alguna. De hecho, los primeros cristianos o primitivos eran adoradores de Mitra, un dios solar Persa llevado a Roma (que murió y derramó su sangre por la humanidad)... y mitra es el nombre del tocado que llevan los obispos cristianos en la cabeza.  

No es la intención de este texto recopilar las pruebas o argumentos a favor de realidad histórica de Jesucristo, que no hay, o de su inexistencia, que son innumerables, sino el de realizar un ejercicio de cordura en torno a la repercusión entre la gente corriente, educados en la creencia, y de su reacción ante un anuncio de este tipo:

"Jesucristo nunca existió, sentimos en lo más profundo de nuestro corazón todo el daño causado, no tenemos palabras, perdón y mil veces perdón, no pierdan la fe en el ser humano y afronten con fuerza y valor esta confesión; que Dios nos perdone y les bendiga."

Los mecanismos de defensa son estrategias psicológicas inconscientes que se ponen en marcha para hacer frente a la realidad. Probablemente el primer mecanismo que actuara fuera el de la Negación, mediante el cual se rechazan aquellos aspectos de la realidad que se consideran desagradables: "es mentira que no existiera Jesucristo puesto que yo lo siento dentro de mí".

En otros, actuaría un proceso de Compensación, mecanismo que consiste en silenciar un sentimiento de inseguridad exagerando un rasgo deseable:  por ejemplo, comenzar a leer los evangelios o textos religiosos cristianos con gran ardor o a escuchar música cristiana a todas horas, etc. 

Otro mecanismo que se pondría en marcha sería el de la Disociación mediante el cual elementos inaceptables son eliminados o negados de la conciencia. Muchas personas eliminarían y suprimirían de su memoria la confesión de la inexistencia de Jesucristo, en lo que llamamos amnesia disociativa.

Otra reacción, probablemente bastante extendida en este caso, sería la Proyección o Transferencia del conflicto sobre otros, atribuyendo a los demás los sentimientos que resultan inaceptables: "Mahoma sí que no existió", "esto es una mentira de los masones", "lo aceptaré cuando los comunistas digan que Marx tampoco existió", "esto es un invento de los ateos"...

La "Racionalización" como mecanismo de defensa sería el distinguido en otro segmento de creyentes, que es una forma sutil de negación tendente a dar una "explicación lógica", así como: "era necesario crear la figura de Jesucristo para traer luz al mundo" o "lo importante es el mensaje transmitido, no la realidad histórica".  Otro mecanismo parecido sería en de la "Intelectualización" o buscar un lenguaje sofisticado para explicarlo, como: "La gloria del verbo emana exentamente de la cronología humana".

Sin duda en muchas personas se activaría un mecanismo de Regresión, de volver a un estado anterior, y probablemente reaccionarían pretendiendo iniciar una nueva Cruzada, o el restablecimiento de la Inquisición para eliminar la herejía. 
      
Muchas personas se aislarían, negándose a ver la televisión, a leer la prensa o internet, o cualquier medio que informara del asunto, incluso a salir de casa. Y no serían pocos los que acudirían al mecanismo de defensa de la Fantasía: "Anoche se me apareció la virgen y me dijo que su hijo reina en el cielo" o "he visto la imagen de nuestro señor Jesucristo en la pared cuando cortaba el pan":

Y probablemente no pocos comenzarían a padecer ansiedad, angustia y a sentir síntomas de enfermedades inexistentes.

Otro mecanismo de defensa es el de la Formación Reactiva, mediante el que la persona reacciona de la forma opuesta a su deseo, por ejemplo alguien con inclinaciones homosexuales se declara homófobo. Así algunas personas reaccionarían del modo "Nunca creí que hubiera existido Jesucristo".  En el caso que tratamos, este mecanismo de defensa podría considerarse como una "defensa exitosa".

Compartir este artículo