Las organizaciones internacionales callan

Centenares de niños usados como ratas de laboratorio en el Chad

En estos días se ha conocido un nuevo terrible caso de experimentación de vacunas con seres humanos por parte de la industria farmacéutica sin escrúpulos amparada por organizaciones teóricamente dedicadas internacionalmente a la salud y a los derechos de los niños.

Alazul Digital | La Redacción
Los niños vacunados fueron gravemente dañados por las vacunas
Publicado: 25/05/2013 - 12:15 / Actualizado: 27/11/2014 - 11:21

En el pequeño pueblo de Gouro, Chad, África, situado al borde del desierto del Sahara, 500 niños fueron encerrados en la escuela, amenazados con que si no estaban de acuerdo en ser vacunados contra la meningitis A, no recibirían la educación superior.

Fueron vacunados, sin conocimiento de sus padres, con una vacuna sin licencia que está pasando por la tercera y cuarta fase de prueba. Pocas horas después, ciento seis niños comenzaron a sufrir dolores de cabeza, vómitos, convulsiones incontrolables severas y parálisis.

Tuvieron que esperar una semana para que un médico los atendiera, mientras, el equipo de vacunadores vacunaba a otros niños en la aldea y más niños enfermaron. Cuando el médico llegó, finalmente, no pudo hacer nada por los niños. El equipo de vacunadores, al ver lo que había sucedido, huyó de la aldea.

Cincuenta niños fueron finalmente trasladados a un hospital de Faya y por vía aérea a dos hospitales de Yamena, la capital de Chad. Después de ser transportados como ganado, los niños enfermos más débiles fueron enviados de vuelta en su pueblo sin un diagnóstico y a cada familia se le dio una suma no confirmada de £ 1000 por el gobierno.

No se firmaron formularios y ni se realizó documentación alguna. A las familias se les informó de que las lesiones de sus hijos no estaban relacionadas con la vacuna.  Sin embargo, si esto fuera cierto, ¿por qué pagó el gobierno a cada familia £ 1000 en lo que se ha descrito como dinero por su silencio?

Los niños siguen sufriendo convulsiones severas. Un pariente dijo:

"No sabemos lo que ha pasado y queremos respuestas. Nadie nos ayuda. Nuestros hijos estaban bien y en forma, nunca hemos tenido meningitis en nuestra zona, así que ¿por qué vacunar a nuestros hijos con esta vacuna? Nuestros hijos se han vuelto agresivos en su comportamiento y tienen erupciones en todo el cuerpo. Ellos están teniendo terribles convulsiones aterradoras. ¿Por qué nadie quiere ayudarnos?"

Según informa la revista especializada Vactruth parece muy probable que estos niños fueron utilizados como ratas de laboratorio.

Han pasado cinco meses de encubrimiento generalizado de la verdad. Los hijos de Gouro y sus padres quieren que las siguientes organizaciones - PATH, la OMS, UNICEF y la Fundación Gates - hagan una disculpa pública a la altura de lo que ha ocurrido. Ellos quieren y necesitan rendir cuentas: "se trata de una violación del código de Nuremberg y los "funcionarios" del gobierno son culpables de crímenes contra la humanidad".

Alazul Digital
http://alazul.com/node/87
Compartir este artículo