Disciplina inflexible y castigos

Sumeria, el primer pelota y el primer delincuente juvenil de la historia

Sumeria fue una región histórica de Oriente Medio que formaba la parte sur de la antigua Mesopotamia entre los ríos Éufrates y Tigris. La civilización sumeria es considerada como la primera y más antigua civilización del mundo.

Alazul Digital | La Redacción
Fuente: Samuel Noah Kramer
En lo que respecta a la disciplina, no se ahorraban azotes
Publicado: 11/02/2014 - 11:45 / Actualizado: 08/03/2015 - 01:00

En la antiquísima Shuruppak, se descubrieron, entre 1902 y 1903, gran cantidad de «textos escolares» que databan del año -2500, de los cuales y otros, se ha podido tener una idea de lo que era la escuela sumeria, de sus tendencias y de sus objetivos, de sus estudiantes y de sus maestros, de su programa y de sus métodos de enseñanza.

La educación en Sumeria

En la escuela sumeria se formaban eruditos y hombres de ciencia, instruidos en todas ramas de la época, tanto de índole teológica como botánica, zoológica, mineralógica, geográfica, matemática, gramatical o lingüística... La enseñanza no era ni general ni obligatoria. La mayor parte de los estudiantes procedían de familias acomodadas.

El objetivo primordial de la escuela era el de enseñar al escriba a escribir y a manejar la lengua sumeria.

En los millares de tabletas se hallan mencionados en calidad de escribas los nombres de unos quinientos individuos, y, para mejor definir su identidad, muchos de estos escribas anotan, a continuación de su nombre, el de su padre, indicando al mismo tiempo su profesión. Después de haber compilado cuidadosamente estas tabletas, se comprobó que los padres de los escribas resultaban ser los gobernadores, los «padres de la ciudad», los embajadores, los administradores de los templos, los oficiales, los capitanes de navío, los altos funcionarios de hacienda, los sacerdotes de diversas categorías, los administradores y directores de empresas, los interventores, los contramaestres, los mismos escribas, los archiveros y los contables. En resumen, los escribas eran los hijos de los ciudadanos más ricos de las comunidades urbanas. No consta ni una sola mujer como escriba y por lo tanto es muy probable que la masa de los estudiantes de la escuela sumeria estuviese constituida exclusivamente por hombres.

La cabeza de la escuela se hallaba el ummia, el «especialista», el «profesor», a quien se daba también el título de «padre de la escuela». Al profesor auxiliar se le designaba como «gran hermano», y a los alumnos se les llamaba «hijos de la escuela».

Se clasificaban las palabras en grupos de vocablos y de expresiones relacionadas entre sí por el sentido; después las hacían aprender de memoria a los alumnos, copiarlas y recopiarlas, hasta que los estudiantes fuesen capaces de reproducirlas con facilidad. Nombres de árboles y de cañas, de animales de todas clases, pájaros e insectos inclusive; de países, de ciudades y pueblos; de piedras y de minerales. No hay duda de que la memoria jugaba un papel importantísimo en el trabajo de los estudiantes.

En lo que respecta a la disciplina, no se ahorraban azotes. Es muy probable que, al mismo tiempo que los maestros estimulaban a sus discípulos a realizar un buen trabajo, no por eso dejaban de contar con el látigo para corregir sus faltas y sus insuficiencias. El estudiante, ciertamente, no tenía la vida muy agradable en la escuela. La asistencia era diaria, desde el alba al ocaso.

Siguiente página > El primer "pelota"

Páginas

Relacionado
Compartir este artículo