Revuelta de dioses mineros

El primer escrache de la historia

El primer escrache o manifestación frente al domicilio del denunciado data de tiempos remotos y fue dejado por escrito en el siglo XVII antes de la era corriente. Los hechos se produjeron en la antigua Mesopotamia tras la llegada de los primeros dioses sumerios y justo antes de la creación del hombre.

Alazul Digital | La Redacción
Los dioses mineros en huelga quemaron las herramientas y rodearon la casa de Enlil
Publicado: 11/04/2014 - 17:08 / Actualizado: 10/05/2016 - 12:17

El primer relato de una manifestación de protesta frente al domicilio del considerado responsable del problema, fue escrito en torno al año -1636 por un copista llamado Kasap-aya; se encuentra en el Museo Británico de Londres en el salón de Mesopotamia. Sin embargo los hechos relatados se producen mucho tiempo antes de su escritura.

Escrache es un término usado en algunos países como Argentina, Uruguay o España para un tipo de manifestación de protesta social o laboral en la que los manifestantes se dirigen al domicilio o al lugar de trabajo del denunciado. En Chile se conoce como "funa",  en Perú por "roche", etc.

A partir del año -4000 aparece en Sumeria, región de la antigua Mesopotamia, entre los ríos Éufrates y Tigris, hoy Irak, una avanzada civilización, en un corto periodo de tiempo.

En la cúspide del Olimpo sumerio se encontraban Enki (o EA) y Enlil, y el padre de ambos, An o Anu, que permanece casi todo el tiempo en su lugar de origen. Llegados a Mesopotamia desde el "extranjero y las alturas" ambos hermanos están enfrentados por razones de poder y sucesión de Anu.

Atrahasis es el nombre del manuscrito firmado por el copista Kasap-aya en tiempos del rey Ammi-saduqa (del -1646 al -1626). Atrahasis es el protagonista del poema pero no aparece en él hasta bastante entrado éste. Antes se relata el tiempo en que sólo los dioses vivían en la Tierra, la creación del hombre y un gran diluvio.

Cuando los dioses, al igual que los hombres,
tenían que trabajar y sufrir la labor-la labor
de los dioses era grande,
el trabajo era pesado,
la aflicción era mucha.

Anu, padre de los Anunnaki, era su Rey Celestial;
su Lord Canciller era el guerrero Enlil...
Los mares, encerrados como con un lazo,
se los habían dado a Enki, el príncipe.

Pero había que construir edificios, abrir canales de agua, trabajar las minas y los dioses trabajadores no estaban satisfechos.

Los dioses tuvieron que drenar los ríos y limpiar los canales,
y las fronteras de la vida de la tierra,
los dioses drenaron el lecho del Tigris
y luego ellos drenaron el Éufrates.

Ellos [los dioses trabajadores] se quejaban, murmuraban,
refunfuñaban en las excavaciones.

Un día que Enlil, el príncipe heredero, fue a visitar el área minera se organizó una revuelta y movilización de protesta por parte de los dioses trabajadores que deciden declararse en huelga, quemando sus instrumentos de trabajo.

Hagamos frente a nuestro... el Oficial Jefe,
que nos libere de nuestro pesado trabajo.
Al rey de los dioses, al héroe Enlil,
¡vamos a enervarle en su morada!

«Así pues, proclamad la guerra;
vamos a combinar las hostilidades y la batalla».

(Decía el líder de la revuelta)

Los dioses siguieron sus palabras.
Prendieron fuego a sus herramientas;
fuego a sus hachas prendieron;
llevaron a mal traer al dios de la minería en los túneles;
lo atraparon mientras iban
a la puerta del héroe Enlil.

Al templo, donde residía Enlil, comienzan a llegar los dioses huelguistas y activistas.

Era de noche, en mitad de la guardia.
Su casa estaba rodeada-pero el dios Enlil, no lo sabía.
Kalkal [entonces] observó algo, estaba inquieto.
Pasó el cerrojo y vigiló...

Kalkal despertó a Nusku;
escucharon el ruido de...
Nusku despertó a su señor le
hizo salir de la cama, [diciendo]:

«Mi señor, la casa está rodeada,
la batalla ha llegado hasta la puerta».

La primera reacción de Enlil fue la de tomar las armas contra los amotinados pero finalmente solicitó la presencia en el lugar de Anu, y Enki también fue llevado.

«¿Es contra mí contra quien se hace?
¿Debo entablar hostilidades...?
¿Qué han visto mis propios ojos?
¡La batalla ha llegado hasta mi propia puerta!»

Anu sugirió que se llevara a cabo una investigación y Nusku fue a hablar con los amotinados y preguntó quién era el provocador de las hostilidades.

«¡Cada uno de nosotros ha declarado la guerra!
Tenemos nuestro ... en las excavaciones;
el exceso de fatigas nos ha matado,
nuestro trabajo era pesado, la aflicción mucha».

Nusku volvió con la relación de quejas de los dioses trabajadores y Anu, dijo:

«¿De qué los estamos acusando?
¡Su trabajo era pesado, su aflicción era mucha!
Cada día...
El lamento era pesado, podríamos escuchar la queja.»

Enki también habló en la línea de Anu pero tenía además una solución, crear un lulu, un «Trabajador Primitivo».

«Mientras la Diosa del Nacimiento esté presente
que cree un Trabajador Primitivo;
que lleve él el yugo.
¡Que cargue él con el duro trabajo de los dioses!»

Estuvieron de acuerdo las partes con la propuesta y,

Convocaron a la diosa y le preguntaron,
la comadrona de los dioses, la sabia Mami,
[y le dijeron:]
«Tú eres la Diosa del Nacimiento, ¡crea Trabajadores!
¡Crea un Trabajador Primitivo,
que pueda llevar el yugo!
Que lleve el yugo encomendado por Enlil,
¡Que El Trabajador cargue con el trabajo duro de los dioses!»

De esta forma concluyó el escrache más antiguo del que se tiene constancia escrita. El hombre o lulu fue creado y pasó a realizar el trabajo duro, además de servir a los dioses en sus refinadas costumbres que exigían los alimentos servidos en bandejas de oro, el agua y el vino en vasos de oro, y que se les vistiera con vestidos dorados.

Alazul Digital
http://alazul.com/node/101